21.6.06

La Bohème

No suelo sentir nostalgia de Paris, la ciudad donde viví trece años; la ciudad donde me casé y me divorcié; donde hice entrañables amistades y enemistades también; donde me enfiesté con galones de vino hasta no reconocer más si Paris era una fiesta o si la fiesta era Paris. ¿Cosas provechosas? Bueno sí… esas... más algunas otras: Tres años de estudios en cinematografía; largas tardes de invierno sentado en las viejas butacas de la cinemateca “analizando” todo tipo de películas en "noir et blanc", formato 1.33; el café de las 5 -ese si negro- en algún cafetín, invariablemente acompañado de mi gran amigo “Le Monde” (que nunca me abandonó, puesto que desde hace cuatro años me manda sus noticias cada día); y finalmente mis primeros pasos en el mundo profesional, con sus alegrías y derrotas. Pero esas son cosas que nunca me pongo a recordar. Sencillamente son como otro poco de agua que fluyó bajo el "Pont des Arts".

Pero esta noche sí sentí la cucarachita de la nostalgia roerme el miocardio por dos razones: Primero porque precisamente hoy se celebraba la fiesta de la música, y si hay un recuerdo gozoso que me queda de Paris es el de esos días locos cuando debajo de cada adoquín salía un músico. De buena mañana me iba a recorrer los cuadrantes en busca de la perla inesperada: Una soprano cantando un aria de ópera bajo las arcadas de la “Place des Vosges”; un grupo de jazz en algún bar “retro” o bien una orquesta sinfónica donde cada integrante llevaba sombrero de paja y chancletas, además de su respectivo instrumento. La segunda razón es que Inés está allá... se fue sin llevarme en el estuche de cosméticos, la coqueta. Y hoy me escribió para decirme que me extrañaba y que era cierto lo que yo le había contado: Que por todo lado había gente y músicos… como si en algún momento lo hubiera dudado. Sentí envidia y nostalgia de no poder acompañarla y para poner a bailar esos sentimientos a paso lento, me busqué entonces esa vieja maravilla de Charles Aznavour que es “La Bohème” y me senté a escucharla: Je vous parle d’un temps que le moins de vingt ans ne peuvent pas connaître… Montmartre en ce temps là…




(Si se le comienza a cortar déjela cargar un poco y luego láncela)

6 comentarios:

julia dijo...

Qué hallazgo, un parisien.....!!! decime, decime dónde debo ir en tres días. Estaré allá 13,14 y 15 de julio.

Quimera dijo...

Otra dichosa... bueno, como tres días son muy pocos para visitar Paris te aconsejaría entonces que tomés por guía tus afinidades. Por ejemplo, vos que sos fotógrafa deberías ir de fijo a "La Casa Europea de la Fotografía":

http://www.mep-fr.org/us/default_test_ok.htm

Una de las cosas que yo más disfrutaba en el verano era ir al festival de cine al aire libre. Podrás gozar viendo no solo buenas películas sino también participando de un super ambiente:

http://espanol.pidf.com/page/p-313/art_id-1225/idf-FmaIDFSRV0016193/

http://www.villette.com/manif/manif.aspx?lang=US&id=985

El 14 de julio es famoso por su desfile. Pero no creo que te haga mucha gracia ver a los milicos franceses desfilar, por ello tal vez te parezca más interesante la noche del 13 ir a algún cuartel de bomberos a bailar. Ese día todos los cuarteles de bomberos organizan bailes populares muy concurridos y muy simpáticos. Preguntar a cualquier persona por el "bal de pompier" más próximo.

En todo caso el 14 de julio al anochecer siempre hacen un juego de pólvora maravilloso en los alrededores de la Torre.

Un museito que a mí en lo particular me gusta mucho es el Museo Rodin, donde se pueden apreciar las obras del gran escultor:

http://www.musee-rodin.fr/welcome.htm

Otro museo que dicen que está muy bueno (no lo conozco porque apenas lo inauguraron esta semana) es el Museo de Quai Branly. Está dedicado a las artes no occidentales. Por ejemplo, una de nuestras esferas indígenas fue prestada para la ocasión y estará adornando el museo varios meses:
http://www.quaibranly.fr/index.php?id=accueil&L=2

Pero bueno, no dejés de caminar a orillas del Sena; de ir al Quartier Latin; de subir a la Torre Eiffel; de pasar por "Notre Dame", el Louvre, el jardín de las Tullerías, la Plaza de la Concordia y los Campos Eliseos, de ir a caminar por Montmartre (donde está el Sacrée Coeur); de visitar el cementerio "Père Lachaise" (donde me podés saludar a Molière, a Edith Piaf y a Jim Morrison).

Por último te recomiendo dos sitios para comer: Chez Chartier

http://www.esp.cityvox.fr/restaurants_paris/chez-chartier_2095/ProfilLieu

Este es un lugar tipiquísimo y te lo recomiendo por folclórico, pero la comida es de pasable a buena, sin ser excelente.

La comida que prefiero en Paris es el couscous. Y para eso hay un sitio fenomenal: Le Mansouria

11, rue Faidherbe. 75011 París, tel: 0033 1 43 71 00 16. Cerrado los domingos, los lunes y los martes a mediodía.

O si preferís también podés tomarte un día para salir de Paris y visitar Versalles llevando un sánguche de baguette. Vale la pena entender con argumentos choc porqué ocurrió la revolución francesa.

julia dijo...

¿ còmo me van a alcanzar tres días para esto?
Pero el baile del bombero me suena de lo más simpático.
Veremos..
Ya estuve yo en París, y ahora tengo que incorporar a mis intereses los de mi hijo, así que veremos cómo me va..
jajaj
Pero me quedé pensando con eso del bombero..qué simpatico.

A Versalles ya fui, y claro! entendí.
Fui con Víctor.
En París disfrutarmos mucho.

Y no fuimos al Louvre, preferimos el D´orsay.

Pero ahora, con Charlie, fanático de Dan Brown, pues tendremos que ir.

jajaja

Quimera dijo...

Claro que alcanzan... basta levantarse muy temprano y buena organización con los recorridos. Pero te aseguro que se puede hacer... Yo más de una vez les hice el tour a amigos y familiares que estuvieron de paso.

Y tenés toda la razón: Orsay se me olvidaba y es maravilloso, es un museo más humano que el Louvre. Para ver bien el Louvre 10 días no bastarían. Por eso ahí mejor ir a ver lo que más le llama la atención a uno y luego seguir. Otro que no mencioné pero era donde yo más iba es el Pompidou.

En esos bailes de bombero de repente hasta podés tener la ocasión de bailar con alguno... en general son tipos muy galanes, enormes y cuadradísimos ... ¡Cuidado con los circuitos eh!

julia dijo...

levantarse temprano ....ni en París...jajjaj


veremos.

Tengo que llevarlo al apto donde vivieron de luna de miel ( un año) mis papás ( sus abuelos) y luego donde vivieron también de luna de miel ( 5 días) sus papás...
así que "las atracciones" turísticas son muchas...jajaj

Haremos lo que podamos, y lo que no podamos pues no.


Lo mejor es cero expectativas...como en todo.

;)

Quimera dijo...

Lo que es la vida... y yo que me vine de luna de miel a Costa Rica...

Sí, "atracciones turísticas" como decís vos creo que sobran. Claro, siempre hay quien se va descontento.

Y por último: nada mejor que un café a las 7 de la mañana con un "croissant" recién sacadito del horno.