26.4.08

D...

Hay que probar quitarle el nombre a todo. Cometer linguicidio puede resultar sano y no es pecado. Hay que probar al menos una vez en la vida para darse cuenta de que es majadero eso de querer nominar y glosar sobre cada objeto o ser, sobre cada fenómeno y cada estado anímico. Entonces uno se da cuenta de que nada deja de existir por el simple hecho de no nombrar las cosas y tal vez hasta termina mirando con más claridad en la profundidad de lo existente y de lo inexistente. Aunque naturalmente también se da el caso de que alguno tenga la secreta intención de precisamente no mirar nada y use para ello el velo del lenguaje.

Ya sé que de hecho me estoy contradiciendo, porque uso un sistema lingüístico para decir esto que digo. Pero precisamente, la contradicción surge del nombrar. Además, también sé que en determinadas circunstancias llamar las cosas por su nombre puede incluso ser vital, pero no estoy aludiendo a esos casos. Así que le propongo el silencio. Desbautice, desno.., des… d… …

PS.
Este blog se quedará en silencio por un tiempo, no porque necesariamente esté aplicando lo que digo, sino porque sencillamente me voy de viaje.

8 comentarios:

phiblógsopho dijo...

Saludos y muy buen viaje, Eugenio.

Lo que decís tiene mucho sentido filosóficamente. Me sorprende que lo digás de forma tan preclara.

Una línea filosófica, la fenomenología, llama a eso de que hablás 'reducción': acallar a la teoría, con el fin de que surjan las cosas mismas.

itzpapalotl dijo...

buen viaje, feliz silencio

Julia Ardón dijo...

d=dichoso

silvia piranesi dijo...

presiento un nombre naif, pero no me preguntés dónde está la inocencia. sólo sé que esto es un artefacto.


feliz viaje

Tartaruga dijo...

Hola Eugenio, me gustó mucho lo que decis en este texto, realmente, buen viaje!!

Lilit dijo...

Llevame!!
Disfruta Eugenio y se feliz!

Quimera dijo...

Hola, muchas gracias por sus diversos mensajes. Aún ando de viaje y todo va de maravilla (aparte de una maleta perdida y otros incidentes menores). He hecho muchas fotos y algunas me gustan bastante. Espero irlas subiendo a tinta luz poco a poco.

Abrazos.

Ana Beatriz dijo...

Dice Juan Gelman:
Nombrar la mariposa no la hace volar...abrazo!
Ana Beatriz