17.9.07

Un corazón surgió del barro


Ayer, por primera vez en mi vida, me tocó estar delante de las cámaras en el “glamoroso” mundo de la publicidad. Y es que fui parte de un grupo de unas mil quinientas personas (calculo yo) que nos reunimos en el Parque de la Paz durante toda la mañana para la filmación del comercial del NO. ¿Comercial? NO... POR SUPUESTO QUE NO. La campaña del NO carece por completo de fin lucrativo. Además, ahí nadie se hizo presente para llenarse los bolsillos o para hacerse famoso. Todo lo contrario, en vez de esperar una jugosa paga, como suele suceder en el mundo de la publicidad, nosotros los actores -en realidad simples ciudadanos conscientes y activos- fuimos a hacer contribuciones voluntarias para financiar la campaña comprando una camiseta o donando dinero en la medida de nuestras posibilidades, además de nuestro tiempo y energía.

Por lo demás, cada cual era únicamente una molécula anónima dentro de un diseño más vasto y armónico: la figura de un NO gigante que fue filmado desde múltiples ángulos, en especial desde un helicóptero. Una figura que podríamos considerar como la metáfora de la Costa Rica donde quisiéramos vivir: un país colorido, organizado, eficiente y palpitante, no amorfo y diletante; un país donde nadie pretende sobresalir para que lo adulen y donde cada cual da lo mejor de si con entusiasmo, energía y mucha honestidad. Un país donde no puede más que irnos bien, precisamente por saber decir NO a la impostura, la mentira y el miedo.

Esta figura horizontal del NO, vista desde el aire, seguramente resultaba hermosa y sin embargo surgía del lodazal en el que se había convertido el verde prado donde estábamos a causa de las lluvias del día anterior. Y he aquí otra sugestiva metáfora: Al igual que la bella flor de loto –símbolo de virtud y sabiduría- eclosiona en los parajes pantanosos y enlodados, el corazón del NO eclosionó ayer del barro, viva imagen del mugroso terreno en que se ha convertido nuestra patria, este amancillado jardín de paz. Pero contrariamente a los politicastros de turno que salen pringados de sus propias corruptelas y tratan de esconderlas, nosotros exhibíamos con orgullo las manchas del lodo con que nos habíamos ensuciado por haber permanecido durante horas con el barro hasta los tobillos, por habernos acuclillado en el barro, por haber saltado desde el barro, y por haber gritado a partir de él y con todas nuestras fuerzas: NO AL TLC.... una y otra vez para que se nos oiga en todos los rincones de Costa Rica y aún más allá... en Washington por ejemplo.... NO AL TLC... NO AL TLC...

4 comentarios:

silvia piranesi dijo...

no al tlc.

Tartaruga dijo...

Ojala FUNCIONEEEE!!!

Lucrecia Villalobos dijo...

Hola Eugenio. Yo también tuve el gran placer de participar de esta "publicidad" y en efecto, todos las seres allí presentes: jóvenes, adultos mayores, niños, perros, familias, eramos como flores de loto.
ADELANTE ¡¡¡ NO AL TLC !!!

Julia Ardón dijo...

yo estaba en el palito del medio de la N

bello. fue bello