22.12.07

Más sobre Navidad y otras fiestas

El siguiente es un extracto de una entrevista a Paul Valadier, profesor de las Facultades Jesuitas de París, aparecida en "Le Monde" estos días.
"¿Qué significan aún religiosamente la Navidad, la Pascua, Pentecostés, la fiesta de todos los santos? La memoria del origen religioso de esas fiestas, en efecto, se desdibuja. Las fiestas, ya sea que sean civiles o religiosas, siempre tienen varios niveles de significado. Vean el 14 de julio: los historiadores explican hoy que no había casi nadie ese día en la Bastilla… Esa fecha se convirtió sin embargo en un símbolo republicano contra el “embastillamiento” y la tiranía, por los derechos humanos. Igual con la Navidad: Más allá del folclore y de la insensata explotación comercial, esta fiesta es, para los cristianos, el recuerdo del nacimiento del hijo de Dios en Belén. Pero ella tiene un significado antropológico universal: es la fiesta del nacimiento, de la novedad, del misterio, de la fragilidad de la vida humana. ¡Se puede celebrar sin ser creyente!

Entonces yo no me preocupo mucho, porque las verdaderas fiestas encuentran siempre un eco. Las otras no: ¡miren Halloween! Las verdaderas celebraciones son aquellas que tienen una raíz religiosa, antropológica y cultural. Incluso la Pascua, menos popular que Navidad pero teológicamente más importante –la conmemoración de la resurrección de Cristo- tiene mucha fuerza porque es la fiesta del renacimiento, de la renovación, de la primavera, y cada cual puede experimentarlas luego de una enfermedad, de un choc, de un duelo. Lo religioso se inscribe siempre en lo antropológico. El cristianismo, más aún porque es la religión de la encarnación.

Ya sea que ellas sean civiles o religiosas, las fiestas son indispensables para la respiración de una sociedad. ¿Qué estamos haciendo con el domingo? Su desacralización está en curso, su desaparición anunciada. Yo no abogo por la instauración de un domingo al estilo puritano, austero y lúgubre, pero la sociedad tiene necesidad de interrupciones, de ritmo, de gratuidad. Sin el domingo y las fiestas regulares, ella cae en una especie de uniformidad mortal".

2 comentarios:

Lilit dijo...

Eugenio:
Me encantó conocerte en este año que pasa, me acompañaste en momentos especiales para mi espero que esos instantes de dicha se multipliquen en el próximo año.
Te deseo muchas sonrisas plenas de realización al lado de tus seres queridos.
Se feliz!
Matilde

Quimera dijo...

Muchas gracias por tus palabras. La cosa es mútua. Esperemos que éste año que viene sea como lo esperas. Un abrazo y muchas bendiciones.