8.7.07

La Vitti

Ha una bella nuca, pottrebe fare dal cinema"
Michelangelo Antonioni

Ver a una leyenda del cine, no en película ni en foto, sino ahí delante tuyo, puede resultar excitante y en algunos casos hasta divertido. Así fue como yo vi a la Vitti, la musa del maestro Antonioni, el Miguel Ángel del séptimo arte: Una mujer alta corriendo por los pasillos de un palacio y un enjambre de fotógrafos persiguiéndola. En ese momento no supe quien era, solo observé una cabellera rubia flameando por la velocidad del cuerpo que la impulsaba y una tormenta de flashs reverberando en sus rizos. Mi curiosidad se despertó y me fui detrás de los paparazzis, pero sin cámara.

Un día de estos mientras repasaba ese magnífico film llamado El Eclipse (1962), protagonizado por la inmortal Monica Vitti y por un Alain Delon casi adolescente, rememoré esa escena. Me trasporté al año 90, destino: "La Côte d'Azur". Recordé el mediterráneo obsesivamente azul frente al hotel Majestic de Cannes y su brisa salobre me acarició de nuevo el rostro mientras caminaba por las ásperas arenas de la playa adyacente al “Palais des Festivals”, la misma playa donde tanta starlette se hizo fotografiar inútilmente ansiando ser descubierta por algún afamado director. ¿Cuántas otras no se habrán entregado ahí mismo a algún productor proxeneta?

Pero la Vitti no era cualquier starlette. Hace tiempo había dejado de llamarse Maria Luisa Ceciarelli y ahora disfrutaba de la gloria. Ella era “La Avventura”, “Il Deserto Rosso” y por supuesto también era “L’Eclisse”, ella era el ingrediente clave de la mejor cosecha antonionesca. Su talento luego serviría a Vadim, a Buñuel, a Losey, a Monicelli, a Scuola y a una larga lista de directores que no acabaría de nombrar y que sin duda hubieran agradecido el ojo avizor del gran maestro italiano cuando descubrió que su hermosa nuca estaba destinada al cine. Por mi parte, cuántas veces no habré visto “La Avventura” y admirado la belleza enigmática de esta mujer, su rostro alargado, su boca inefable y sus ojos de gacela reflexiva. Pero una cosa es el lente de la cámara de Antonioni y otra la mirada humana, una cosa son los veinte años con maquillaje y otra la cincuentena sin misericordia. Por eso yo no había reconocido a la Vitti mientras huía de los fotógrafos. Cuando finalmente la horda furiosa la arrinconó en un ángulo obtuso del Palacio de los Festivales y yo me abrí paso entre los bárbaros del flash para observar mejor aquella presa acribillada a punta de obturadores, me maravillé al ver que se trataba de ella, de la Vitti. Mucho más vieja claro, pero siempre una mujer exquisita y radiante. Delante de mis ojos, apenas a un par de metros, ella desplegaba su sonrisa cautivadora y yo respondía con una ráfaga de metralla neuronal con la intención de disecarla para siempre en mi memoria.

Después lo supe, la Vitti había ido al Festival de Cannes ese año para presentar una película dirigida por ella: “Scandalo Segreto”. Creo que me peleé con alguien para obtener entradas pero en realidad fue inútil, la Vitti estaba hecha para enamorar las cámaras, no para dirigirlas.

Tarde en la noche, pasada la ensoñación, fui a devolver la copia que había alquilado de El Eclipse. En la estantería del videoclub otras películas protagonizadas por la Vitti exhibían sus fotos en la carátula como para atraer mejor a improbables clientes. Yo pensé en ella, en el maldito alzheimer que la roe. Pensé en el fugaz instante en el que habíamos coincidido en tiempo y espacio para respirar acaso algunas moléculas del mismo aire. Fue en una vida ya eclipsada para ambos.

7 comentarios:

Tartaruga dijo...

"yo respondía con una ráfaga de metralla neuronal con la intención de disecarla para siempre en mi memoria"... WOW!!! Que frase mas bonita Quime!! Y que lindo homenaje le haces a la Vitti...

Matilde dijo...

Lo que vuelco en mi blog es producto de mi trabajo personal, he estado en varias escuelas pero no he adoptado ninguna filosofía ni mucho menos religión, es simplemente puro cuestionamiento, dialéctica, mi observación. Si bien, he sentido compasión, pena...que se yo, reconozco que todos formamos parte de mi mundo y estamos respirando el mismo aire y por ello, simplemente por ello, tenemos todo lo necesario para elegir la soga con la que queremos ahorcarnos.
Cada uno de nosotros nos encadenamos a algo, a la moral, otros a un dios justiciero, a alguna persona, etc.
Hablar de compasión, amor, libertad es un poco absurdo cuando estamos dormidos. Y tienes mucha razón Quimera, la compasión es producto de la integración y desde ahi, solamente desde ahi nos daremos cuenta.

Un abrazo!!

Quimera dijo...

¡Catarta! Qué gusto, veo que llegaste sana y salva. Espero que hayás tenido buen viaje. Inés se rió mucho cuando le leí esa frase que señalás... le pareció algo "pajosa", pero bueno, ahí se quedó de todos modos. Gracias por el comentario.

Matilde, gran mérito el tuyo. Buena suerte en tu búsqueda.

phiblógsopho dijo...

¡Ah já! Conque cambio de plantilla... no me había siquiera percatado.

Se ve bien, parecida a la de Piranesi.


Saludos

Quimera dijo...

Si Jethro, la cambié ayer. Estaba harto de verla. Pero no le copie a Silvia porque ni me acordaba como era la de ella, fue la que escogí después de mucho probar diferentes posibilidades... ya ves, seguro tenemos gustos parecidos.

Saludos.

silvia piranesi dijo...

pero qué pasó acá!!!!!!!???????
por dios!!! de repente creí q me había equivocado!! jejejejjejeje

linda plantilla definitivamente!
jeje. pero como es eso de que no te acordaste de cómo era la mía ah??! ja!

y con que ese sos vos! con gorrita y anteojos! jeje

ya vi el nuevo derrame y la tinta, buenos cambios. Aunque de fijo empieza uno a extrañar el apego y hay que empezar a readaptarse al nuevo.

lo bueno es q me voy pensando: puña, qué bonito cambiar....
al rato y un día de estos los sorprendo...

Abrazo

Quimera dijo...

Silvia: "Cambia todo cambia" como dice la canción. Esa es la ley de la vida y el blog no debería estar exonerado de ella.

Jeje, eso pensé que la gente iba a pensar... que se habían equivocado. Pero advierto: todavía le falta.

Seguro no me acordaba de la plantilla de tu blog porque hace días que no posteas. Vas a tener que escribir más.

Y viste que pinta la mía... no creas que ando siempre así... ese es mi look de incógnito.

Y si cambias me favorece... así nadie va a pensar que te copié...jaja. Aunque claro, debe haber al menos 3 millones de personas con la misma plantilla.

Abrazo