27.4.07

Arquitectura financiera

La nueva arquitectura de los bancos y otras entidades financieras:

Estudiada con minucia para hacernos sentir la supuesta solidez de la empresa así como su eficacia administrativa.

Todo por medio de esas enormes formas cúbicas, semejando lingotes bien asentados sobre el terreno, que se transforman en ángulos dinámicos a medida se elevan hacia los cielos como catedrales apuntando al paraiso. Formas que en su interior se resuelven en espacios asépticos y luminosos, emulando a los modernos hospitales y que nos sugieren la honradez y seriedad del servicio.

Diseño cargado de vidrieras polarizadas que reflejan el sol como una moneda de plata o mejor aún... de oro.

Arquitectura que se cuida de no dejar por ahí ningún balcón, desde el cual se pueda lanzar al vacío algún pobre director en caso de descalabro financiero.

5 comentarios:

Tartaruga dijo...

Bueno, Quimera, cualquier "arquitectura" se desmorona rapidito hasta con un empujoncito de la madre naturaleza, si ves lo que quiero decir. Está claro que lo que se construye también se destruye y la destrucción tiende a ser mas rápida y devastadora. Es interesante como el ser humano depende de "estructuras", o "arquitecturas" si querés...lo que nadie nos enseña es cómo sobrevivir sin ellas....

Julia Ardón dijo...

A mi me fascina la sucursal del BAC San José de La Bandera...me alegra cuando la veo...siento algo como de pájaro en su forma, no sé...es un edificio que siento mejoró el paisaje....y es un banco y allí debo millones!!!
;)

silvia piranesi dijo...

(jeje, qué linda julia)

pues me encantó tu post, me reí mucho al final...demasiado tu estilo! buenísimo.
En Argentina el rai de las casas de cambio (no entré en ningún banco) era como todo un misterio, puertas cerradas, nada se veía, no se sabía si había gente o no detrás de la pared, rarísimo.
Ahora yo sé que la tendencia es arquitectura invisible (ej ese bac), donde todo se ve, disque para el rai de la "honradez" y "transparencia". No sé.

Quimera dijo...

Sí Cata, todo es pasajero. Es la primera lección que deberíamos aprender. Así comprenderíamos que no somos más que nómadas sin casa... o más bien, con el universo entero por casa... qué lujo ¿no?

Julia, pues lo que contás me parece el vivo ejemplo de lo inspirador que pueden resultar esas arquitecturas. Imaginate, hasta le ves forma de pájaro, me imagino volando muy libre como ave Garuda que nos lleva a los cielos fiscales. Aunque a vos te convendría tal vez que haya descalabro financiero, así podrías despistarte sin problemas de tu deuda... jeje.

Silvia, es que ese era el viejo "rai"... lo oculto, la plata que se guarda y que no debe ser vista (y que nunca será vista de nuevo), etc, etc. El correlato natural de eso es lo que decís: misterio, ambiente de claustro, silencio, rareza...

Gracias a todas por los cometarios.

Julia Ardón dijo...

Una vez anduvo esa bola, que el BAC San José iba a quebrar...imaginate cómo andaba yo...

pero bueno...ahí sigo pagando...! ( y recordale a Inés que todavía vendo los cuadros!)