10.3.07

Algunas consideraciones sobre la Muestra

No soy crítico de cine ni pretendo serlo, pero me gustaría comentar, a modo de crónica, algunos aspectos y obras presentadas en la Muestra hasta el momento y que han llamado mi atención por diversos motivos. No seré sistemático ni objetivo en esta labor, sino que más bien iré al ritmo de lo que vayan dictado mis impresiones y seguramente con la parcialidad propia de ellas.

De todo lo que he visto hasta hoy, la película que me ha gustado es el corto de ficción “Temporal”, realizado por Paz Fábrega, de quien desconozco completamente su trayectoria, pero que con esta obra se posiciona para mí como una directora nacional importante a la que en lo sucesivo le seguiré la pista. Hay en su película una madurez y una sobriedad de la mirada que no son nada habituales en nuestro medio y que solo encontramos en cinematografías más desarrolladas. Sin ningún efectismo, pero con gran sensibilidad, la realizadora nos introduce en la vida de una adolescente de una tranquila zona rural que ve como su mundo se va disgregando poco a poco ante la partida de un novio y el embarazo y casamiento de su mejor amiga, quien también desea abandonar un pueblo que no le ofrece supuestamente nada. En medio de esa situación, tan adversa como un temporal, la protagonista (no retuve el nombre de la actriz pero es una chica muy prometedora y no me extrañaría que se llevara el premio a la mejor actuación femenina), trata de resistir haciéndole ver a su amiga que es un engaño el pensar que en la ciudad va a encontrar una vida necesariamente mejor. “Temporal” es, al menos en esta parte argumental, una especie de anti o pre “Eulalia”.

“Temporal” es además una de esas películas donde el tono dado por la dirección y la actuación se combinan armónicamente y llegan a sonar afinadas, justas, de ahí su impacto y la emoción que nos producen. No es que haya grandes momentos dramáticos, sino que todo nos es develado en cortas viñetas que invariablemente realzan algún detalle del decorado, de la mirada o de la acción gracias a un encuadre siempre placentero y no por estable menos ágil, sin caer jamás en la ingenuidad de muchos realizadores debutantes que creen que inclinando sistemáticamente el horizonte en el encuadre o filmando todo con cámara al hombro obtienen el dinamismo y la fuerza de los que carecen sus argumentos. Esta es una película que sin lugar a dudas nos entrega un pedacito de nuestra imagen nacional reflejado en un espejo pulido con gran esmero. Hace bien salir del tono urbano que se le ha querido dar últimamente a muchas ficciones y volver la mirada al mundo rural desde un punto de vista contemporáneo, respetuoso y fino.

Por lo demás su fotografía me pareció muy acertada, así como la edición y el sonido, con cortos momentos musicales muy bien escogidos que nunca se vuelven invasivos ni enfáticos y que por eso mismo sustentan muy bien la emoción delicada que destila la imagen. El único aspecto que me pareció un poco deficiente fue el final, al que le faltó, en mi opinión, más fuerza. Pero a pesar de ello, “Temporal” es para mí una de las mejores películas de ficción (sino la mejor), que se haya realizado en nuestro país, incluyendo los largometrajes.

De los documentales presentados en la Muestra destacan para mi dos: “Los Recicladores de Río Azul” de Felipe Calvo y “Horizonte Cero” de Antonio Yglesias. El primero es un documental valiente y comprometido por lo que implica para su director el seguir las peripecias diarias de un grupo de “buzos” en el basurero de Río Azul. En un estilo “a lo Frederick Wiseman” muy de mi agrado, es decir sin narración off y dejando a las imágenes la palabra, Calvo filma a estos hombres, mujeres y niños en su terrible labor cotidiana, pero también en sus momentos de recogimiento familiar en sus humildes viviendas, o en su lucha legal contra el cierre anunciado de dicho botadero para pasarlo a manos privadas, razón por la cual difícilmente podrían continuar con una actividad que a pesar de todo defienden con ahinco. Pero más allá de una mirada lacrimógena e hipócritamente compasiva sobre ellos, me quedó el sabor de la dignidad y profunda humanidad de esta gente, así como la obsesiva huella de algunas imágenes (por ejemplo el cerdo muerto que llega un camión a tirar en el botadero y que rueda entre las bolsas de basura). Únicamente lamento que al trabajo le faltara un poquito más de tijera y que la calidad técnica de la imagen no sea la óptima, ya que muchas veces noté una sobreexposición o colorimetría francamente feas.

Todo lo que le falta al documental de Calvo en este último aspecto técnico, lo tiene el de Antonio Yglesias, cuya fotografía me pareció a menudo realmente hermosa, sobre todo en los planos medios y cortos, no así en los largos debido a la falta de definición de la imagen, pero esa es una deficiencia inherente al mundo del video con cierto rango de cámaras y de proyecciones (cosa que no ocurre en el mundo del cine donde la perfección de las ópticas y de las proyecciones evita ese problema). En todo caso la fotografía es muy apropiada para un documental que trata de un tema cercano al que aborda la ficción de Fábrega, es decir, la falta de oportunidades para los pobladores de zonas rurales, especialmente para los niños y adolescentes. Antonio es un gran veterano de nuestra cinematografía y toda su experiencia, sensibilidad e inteligencia las pone al servicio de este documental tan emotivo y cuestionador. Hace uno o dos años él había presentado en la Muestra un documental muy delicado sobre niños con discapacidad mental y en esa ocasión no se le premió, cosa que me pareció injusta. Esperemos que esta vez no se vaya con las manos vacías.

Hermosísimo, principalemente por sus imágenes submarinas, es “El tesoro de la Isla”, un documental ambientalista de Elda Brizuela sobre la Isla del Coco. Elda es también una veterana productora y en este documental, encargado por la Fundación de Amigos de la Isla del Coco, logra hacer un impactante llamado conservacionista a favor de esa isla y de sus recursos marinos.

De las videocreaciones me han gustado las dos presentadas por Ana Martén: “Changó” y “Planeta”. De esta última oí un comentario muy displicente a mis espaldas durante la proyección, pero creo que el gringo que lo profirió definitivamente no fue capaz de apreciar “la ricura” visual y sonora de esas creaciones abstractas realizadas a partir de imágenes de la naturaleza muy trabajadas en postproducción y acompañadas de una hermosa banda sonora hecha para la ocasión (según entendí). El deleite con obras de carácter abstracto en la creación audiovisual requiere de una cultura artística que no es fácil de adquirir. El problema se ve agravado por la poca o nula educación que en materia audiovisual se da en escuelas, colegios y universidades. Otra videocreación sobresaliente es “Espejismos” de Jürgen Ureña, ganador de la Muestra pasada en la categoría de ficción con su corto “De sol a sol”. Esta vez Jürgen nos ofrece una creación muy distinta sobre el tema de nuestra identidad nacional, pero siempre caracterizada por su sobriedad e inteligencia habituales.

Del videoclip “Se busca” de Oscar Cruz sobre una canción de Tito Oses, me pareció elaboradísima su parte gráfica, cosa que opaca bastante la prestación del cantautor. Eso puede ser una ventaja o un defecto según el punto de vista desde el que se mire y el aprecio que le tengamos a la música de Oses. En todo caso es el videoclip que más me ha gustado hasta ahora.

X15 no es solo el nombre de un avión mítico, sino también un código de policía para referirse a los abusos sexuales contra menores. Ese es también el nombre del spot de bien social de Esteban Ramírez, realizador de “Caribe”, que busca advertir sobre los riesgos legales en que incurren los abusadores. El spot juega con la idea de encadenamiento en su ambibalencia sexual y legal y para mí esto es lo mejor que tiene. Otra buena idea, pero que no entiendo porqué no fue en lo absoluto aplaudida (al menos la noche inaugural), es la del spot “Globo” de Mario Cardona, que a través de una animación 3D muy bien hecha (hiperealista, tanto que ya no sé si es real o no) trata de crear conciencia sobre el buen uso que debemos darle al agua.

Aunque caiga mal y se me acuse de ser juez y parte porque yo mismo estoy participando en la categoría de animación, sí quiero decir un par de cosas que me parecen flagrantes: primero la preeminencia de la animación 3D (solamente yo estoy participando con una animación 2D) y segundo la falta de búsqueda de universos más personales. Yo saludo el enorme trabajo de los animadores en 3D y reconozco su gran talento, pero quisiera que se aventuraran por sendas que no parezcan trazadas por los animadores hollywoodenses y de TV Cartoon o por los escritores del manual de 3D studio Max. Aún así, mi animación preferida es "Burópolis", un corto de Osvaldo Sequeira sobre los aspectos nefastos de la burocracia nacional, con personajes muy simpáticos salidos de nuestro propio entorno cultural. Para mí éste es el gran favorito para el premio en animación, incluso sobre otra obra del mismo Sequeira, “Las esferas del tiempo”, que si bien es cien veces más elaborada como animación, tiene grandes problemas de guión que la lastran completamente. No es un azar si mucha gente se salió durante la proyección, cosa que no puede ser atribuida al solo hecho de que estuviera al final de un extenso programa.

La escuela de cine y video de la Veritas, copatrocinadora de la Muestra, ha presentado durante las proyecciones una serie de clips testimoniales que recogen la experiencia y opiniones de algunos realizadores consagrados en nuestro medio. Aunque no están dentro de la competencia, sí quisiera decir que me han gustado, como también me gustó el spot de la Muestra, una animación en 2D hecha por JBQ (creo). De los testimonios el que más me ha impactado es el de Rodrigo Soto, quien señala cómo el hacer una película solo vale la pena si nos hace descubrir algo, ya sea sobre la realidad exterior que abordamos de un modo u otro, o bien sobre nosotros mismos. Creo que lo mismo se puede decir del hecho de ver una obra audiovisual. Esta Muestra dichosamente ha presentado varias obras que cumplen con esa función reveladora. Lástima que salvo el primer día, el público no haya sido muy abundante.

Bueno, pero dejaré para más tarde la valoración de otros trabajos (evidentemente no he considerado los de hoy), la premiación y algunas consideraciones sobre la Muestra en general desde el punto de vista organizativo y técnico.

2 comentarios:

Jethro Masís dijo...

Ah bueno, ah bueno, ¡qué pena! ¡Yo preguntando por el filme de Fábrega en la entrada de arriba! Es que no me percaté de este post.

Pues, bien, habrá que ver Temporal, entonces...

Saludos.

Julia Ardón dijo...

Gracias por la crónica, porque no pude ir a nada.