24.12.09

3D

Que una película esté en 3D no quiere decir que sea profunda.

4 comentarios:

Silvia Piranesi dijo...

jajaja

julia dijo...

A mi AVATAR me mató, me llegó no profundo, sino "hondo"
y me encantó ver esa vegetación hermosa y esos vuelos en 3d...

La historia me pareció de tan simple como la verdad.

julia dijo...

tan simple como la verdad.
( sin ese "de" del verbo: dedazo)

Quimera dijo...

Decía Robert Doisneau, que espero no tenga que presentar: "Esas imagenes virtuales, esas ilusiones de óptica, al aspirarnos en un laberinto de reflejos donde nada es palpable, me parece ejercer un poder anestésico. No se trata ya más de retener y luego de transformar una emoción, sino de tranformarnos en conejos encandilados por las luces".

Yo no hablo de Avatar porque ni la he visto, hablo en general, hablo de ese calificativo que se le pone a las películas como un sello de calidad: "está en 3D" nos venden. ¿Y a mí qué me importa si está en 4 o 5D? Lo que me importa es que me llegue y para eso no necesito ninguna sensación de profundidad visual, porque la única profundidad que me interesa está en otro lado".

Pero el movimiento es implacable y por eso ya nos están vendiendo... aturuzando digo yo... sistemas de fotografía en 3D.

Pero a propósito de Avatar: ¿300 o 400 millones de dólares para hacer vegetación hermosa, vuelos en 3D y una historia simple como la verdad? ¿Es tener el acceso a muchos millones la nueva condición para estar a la altura en el arte? No sé. Esto no me suena, disculpá Julia.

Feliz año a ambas.